El clamor migratorio está en manos de Barack Obama.
Fecha Wednesday, 04 February a las 19:22:40
Tema Estados Unidos


* El Florida hay dos niños en huelga de hambre.
* Quieren impedir la deportación de su madre nicaragüense.
* Firme exigencia de reforma justa e integral al mandatario.

Redacción / Carta Mesoamericana
Miami, Florida


Una niña de doce años y su hermano de nueve, nacidos en Estados Unidos, iniciaron una huelga de hambre para evitar la deportación de su madre a Nicaragua, quien permanece en un centro de Inmigración del sur de Florida desde diciembre pasado.

Cecia y Ronald Soza dijeron que comenzaron el ayuno el lunes 2 de febrero en la sede de la Fraternidad Americana, una organización pro inmigrantes con sede en Miami.

"Estamos haciendo esto para ayudar a mi mamá a salir del centro de Migración y le pedimos al presidente Barack Obama que la saque de allí porque ella no es ninguna criminal", explicó la menor.

Su madre, Marisela Soza de 32 años, fue interceptada por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) el 19 de diciembre del 2008 en Pompano Beach, al norte de Miami, cuando se dirigía a su casa después de dejar a Cecia en una parada donde la recogería el autobús para llevarla al colegio.

La migrante indocumentada, oriunda de Managua, Nicaragua, presentó una apelación de su caso ante un juez de Inmigración, pero el ICE ha fijado para el miércoles 4 la fecha de su deportación, según la Fraternidad Americana.

Ronald Soza en una carta al presidente Obama dijo que él y su hermana están "devastados" por la situación de su madre y afirmó que ambos necesitan su ayuda.

"Señor presidente, estoy depositando todas mis esperanzas en usted. Deseo que mi familia pueda disfrutar momentos felices juntos otra vez. Por favor, deténgalos (al ICE), ayúdenos a que mamá regrese a casa con nosotros", clamó el niño en la misiva.

Los hermanos Soza son ciudadanos estadounidenses, nacieron en Pompano Beach y están solo al cuidado de su padre, quien se mantiene escondido para evitar que a él también lo detenga el ICE.

A la huelga de hambre de los menores se sumaron hoy en la tarde dos estadounidenses: su tío Fausto Soza y Manuel Rubin, quien está en una silla de ruedas.

Nora Sandigo, directora ejecutiva de la Fraternidad Americana, informó que los niños se presentaron en la sede de su organización el lunes 2 y anunciaron que ayunarían como una medida de presión para evitar la deportación de su madre.

La congresista cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen por su parte envió una carta a Michael Rozos, director de Deportaciones del ICE, informándole del caso de Marisela Soza.

"Los integrantes de la familia Soza piden que ella sea liberada y se le dé la oportunidad de asistencia legal."

El ayuno de los hermanos Soza se inició tres días después de que la Fraternidad Americana presentara una demanda contra Obama a nombre de niños estadounidenses para que suspenda las deportaciones de sus padres indocumentados hasta que se apruebe una reforma migratoria.

La acción judicial fue interpuesta en el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Alfonso Oviedo-Reyes, presidente de esa organización y abogado probono que preparó la demanda, ha explicado que la deportación de los padres indocumentados de los demandantes implica una violación a los derechos civiles de los menores.

Precisó que antes de 1996 los menores con padres en esa situación tenían el derecho a acudir a un tribunal y que resolver su estatus migratorio si lograban demostrar tres condiciones.

La primera consistía en cumplir con el requisito de tener una estadía en el país de más de siete años, poseer carácter moral y demostrar que los hijos sufrirían al ser deportados los padres.

Por su parte, el ICE informó que Marisela Soza tuvo su debido proceso y falló en cumplir con una orden final de un juez para que saliera de Estados Unidos.

Nicole Navas, portavoz del ICE de Miami, dijo a Efe en un mensaje electrónico, que Soza fue acusada de entrar ilegalmente al país y fue puesta en proceso de deportación el 23 de julio del 2004.

La nicaragüense, de 32 años, tuvo la oportunidad de presentar su caso ante un juez de Inmigración y éste ordenó su deportación al hallarle no elegible para un alivio migratorio, según Navas.






Este artículo proviene de Carta Mesoamericana
http://cartamesoamericana.com

La dirección de esta noticia es:
http://cartamesoamericana.com/modules.php?name=News&file=article&sid=299