Carta Mesoamericana
Secciones Acceso a tu cuenta Publicidad

Imagen del día

Antes del arribo de Donald Trump y su corte de millonarios al gobierno de Estados Unidos, por primera vez en cuatro décadas, la marea migratoria tuvo un notorio descenso que podría comenzar a mostrar una nueva tendencia, según un estudio hecho por el Pew Hispanic Center (PHC), integrado por un notable grupo de científicos sociales de Washington que estudia los movimientos migratorios.

“En concreto, el flujo neto de migrantes entre México y Estados Unidos se ha reducido a cero por primera vez en el lapso antes mencionado. El cambio de tendencia supone el estancamiento de la oleada migratoria más importante en la historia estadounidense”, refiere PHC, contrariando así las expresiones oficiales, con alto contenido xenófobo y racista.




Menú
· Inicio
· Ayuda
· Blogs
· Búsqueda
· Cartas al editor
· Chat
· Contactos
· Contador
· Contenidos
· Descargas y pods
· Encuestas
· Enlaces
· Envíar una Noticia
· Galería
· Multimedia
· Noticias más leídas
· Noticias por mes
· Portatil
· publicidad
· Recomendarnos
· Secciones
· Tu cuenta
· videoconferencia

Encuesta
La derrota demócrata cancelará la reforma migratoria

Si
No
No se



Resultados
Encuestas

votos 419

Noticia destacada
Hoy aún no hay una Gran Historia.

Medio Ambiente


Enlace especial

Publicidad

Síntesis periodística


Carta Mesoamericana

Opinión


Especiales de Ecología

Observatorio

   

Astl.tv

  
El liderazgo republicano acepta abrir el debate migratorio
Enviado el Monday, 22 July a las 00:41:51
Tópico: Estados Unidos
* Abordará el proyecto legislativo aprobado en el Senado.
* Presión sobre el Great Old Party aumenta en varios frentes.
* La Casa Blanca destaca el beneficio económico de la regularización.
* Se pretende seguir trabajando hasta encontrar solución al tema.


Redacción / Carta Mesoamericana
Washington, D.C.



La presión sobre los congresistas republicanos para que impulsen la aprobación de una reforma migratoria aumentó en varios frentes.


Del lado republicano, el liderazgo del Partido Republicano anunció que no abordará el proyecto de ley aprobado en el Senado, de mayoría demócrata; pero que seguirán trabajando para encontrar una solución al tema migratorio.


"El pueblo estadounidense quiere que nuestras fronteras estén seguras, que se haga cumplir la ley y que los problemas migratorios sean solucionados para crear una economía más fuerte", aseguró John Boehner, líder de la Cámara baja.


Boehner se reunió con sus 233 correligionarios republicanos en el Capitolio para decidir cómo abordar la reforma migratoria.


"Nuestros miembros están listos para lidiar con este asunto. Necesita ser arreglado", dijo el presidente del Comité de Presupuesto de la Cámara baja, el ex candidato vicepresidencial Paul Ryan, tras el encuentro.


"Hay un consenso emergente de que nuestro sistema migratorio está descompuesto y necesitamos corregirlo de una manera integral", agregó.


Los demócratas que buscan un profundo proyecto de ley sobre migración cuentan con la ayuda de Ryan, representante republicano compañero de fórmula de Mitt Romney en las elecciones de 2012.


Ryan, presidente de la Comisión Presupuestaria de la Cámara baja, es mencionado entre los posibles aspirantes republicanos a la presidencia en 2016.


El diputado se distingue de muchos de sus compañeros de partido en la Cámara baja, ya que es un conservador a favor de la regulación de 11 millones de indocumentados.


Católico practicante cercano al mundo empresarial, Paul Ryan podría convencer a otros conservadores, ultraderechistas y recalcitrantes miembros del partido a aprobar la reforma, opinan analistas.


Según testimonios, Boehner advirtió a sus colegas que es necesario hacer algo con la reforma para no debilitar al Partido Republicano; sin embargo, al mismo tiempo reiteró que ningún proyecto de ley entrará en el pleno sin que una mayoría de los republicanos esté de acuerdo.


Los republicanos no acordaron un calendario y se limitaron a decir que esperan tener el debate en marcha antes del receso veraniego.


En este contexto, George W. Bush instó al Congreso a abordar la reforma migratoria con "espíritu benevolente" para alcanzar una solución positiva. Y del lado demócrata, en tanto, Barack Obama insistió que la Cámara baja debería empezar a debatir el proyecto.


La Casa Blanca, además, retomó el argumento económico y dijo que regularizar a 11 millones de indocumentados impulsaría el crecimiento por encima del 3 por ciento y ayudaría a rebajar el déficit.


"Siempre ha sido una batalla cuesta arriba. Y las cosas que son difíciles resultan difíciles", resumió el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, en referencia a la actitud de los republicanos.


Con actos y declaraciones como éstas, los demócratas quieren dejar claro ante la opinión pública que toda la responsabilidad recaerá sobre sus rivales políticos si la reforma muere en el Capitolio.


Y por último, como telón de fondo, cientos de migrantes se concentraron afuera del Congreso para exhortar a los republicanos a que aprueben pronto una reforma que brinde a los 11 millones de indocumentados la ciudadanía.


"Si los republicanos no nos respaldan en esto, no ganarán más elecciones presidenciales porque no les vamos a votar nunca", resumió Gustavo Andrade, director de organización de la asociación CASA.


Para que la reforma sea aprobada en la Cámara baja se necesitan 218 votos y muchos dan por descontados al menos 200 sufragios demócratas.


La Cámara tiene 435 asientos, de los cuales 234 son ocupados por republicanos y 201 por demócratas.


"Tenemos ya los votos porque sólo hace falta sumar algún demócrata indeciso y algún republicano con gran electorado latino en su distrito. El problema es si Boehner no permite que se vote", comentó Andrade.


Al menos 38 republicanos fueron elegidos en distritos con alta densidad de población latina y muchos de ellos se han mostrado dispuestos a abrir un camino para la legalización de los indocumentados.


La delicada posición de Boehner, sin embargo, es un reflejo de la situación en la que el debate migratorio ha colocado al Partido Republicano, totalmente dividido por los intereses encontrados de sus miembros.


Otorgar la ciudadanía a indocumentados es el tema más divisivo en la Cámara baja. Los republicanos -ultras y moderados- proponen:


 Impulsar una reforma "en migajas", que se divida en distintas leyes para distintos grupos. Es decir, una para los trabajadores agrícolas, otra para estudiantes y otra para el resto de los indocumentados.


 Pasar la ley que ya fue aprobada en el Senado; pero sin una vía a la ciudadanía.


 Aprobar una ley elaborada por la Cámara baja que sí contemple una vía para otorgar la ciudadanía a millones de indocumentados.


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Estados Unidos
· Noticias de cartamesoamericana


Noticia más leída sobre Estados Unidos:
Los latinos prefieren a Barack Obama como presidente de Estados Unidos


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Carta Mesoamericana, Tu portal sin fronteras info@cartamesoamericana.com
Puedes sindicar nuestras noticias usando los archivos backend.php o ultramode.txt

Página Generada en: 0.06 Segundos