Carta Mesoamericana
Secciones Acceso a tu cuenta Publicidad

Imagen del día

Antes del arribo de Donald Trump y su corte de millonarios al gobierno de Estados Unidos, por primera vez en cuatro décadas, la marea migratoria tuvo un notorio descenso que podría comenzar a mostrar una nueva tendencia, según un estudio hecho por el Pew Hispanic Center (PHC), integrado por un notable grupo de científicos sociales de Washington que estudia los movimientos migratorios.





Menú
· Inicio
· Ayuda
· Blogs
· Búsqueda
· Cartas al editor
· Chat
· Contactos
· Contador
· Contenidos
· Descargas y pods
· Encuestas
· Enlaces
· Envíar una Noticia
· Galería
· Multimedia
· Noticias más leídas
· Noticias por mes
· Portatil
· publicidad
· Recomendarnos
· Secciones
· Tu cuenta
· videoconferencia

Noticia destacada
Hoy aún no hay una Gran Historia.

Medio Ambiente


Enlace especial

Publicidad

Síntesis periodística


Carta Mesoamericana

Opinión


Especiales de Ecología

Observatorio

   

Astl.tv

  
Los mariachis callaron
Enviado el Wednesday, 29 April a las 20:33:36
Tópico: Salud
* El ataque devastador de la epidemia de influencia porcina.
* Cierre de escuelas, estadios, templos, teatros, cines y cantinas.
* Recuerdo trágico del 19 de septiembre de 1985.
* “No pasa nada, hasta que pasa”, dijo “Cantinflas”.
* Tezcatlipoca y Coatlicue, deidades tutelares de la vida y la muerte.

Luis Alberto García / Carta Mesoamericana
Ciudad de México

Esa vez, sin remedio ni apelaciones, hasta los mariachis callaron, no obstante ser símbolos de una ciudad ruidosa, contaminada, insegura, cosmopolita, bellísima y también fea, víctima de terremotos como el que, con 5.7 grados Richter, la sacudió ese lunes 27 de abril a las 11.47 a.m. y traer el recuerdo de otra de sus grandes tragedias del siglo anterior.

Mientras, a esa hora, el secretario de Salud, José Ángel Córdova, reconocía ante medios nacionales y extranjeros que México enfrentaba el momento más difícil de la devastadora epidemia de influenza porcina reconocida apenas cuatro días antes que, desde el 13 de abril último, se había cobrado la vida de 149 personas.

La capital del país -con 20 millones de habitantes incluida su descomunal zona suburbana que, como una herradura la rodea por el oriente, norte y poniente- cayó en el desánimo desde la noche del jueves 25, cuando el gobierno federal anunció que, ante los riesgos de esa emergencia, se suspendían las actividades escolares hasta el 6 de mayo, incluidos el vecino Estado de México y la provincia central de San Luis Potosí, para prolongarse al resto del territorio nacional, como anunció el secretario de Educación, Alonso Lujambio Irazábal, unos días después de estrenarse en el cargo.

Ese fue apenas el comienzo, antes del cierre de templos religiosos, estadios, teatros, cines, cantinas, restaurantes, sitios públicos en general, y hasta el palacio del Congreso de la Unión, al que llegaron diputados y senadores con el tapabocas puesto, nuevo símbolo urbano de la antigua capital del reino de la Nueva España, cuyo rostro lúgubre no se veía tan triste desde el macrosismo del 19 de septiembre de 1985, cuando la sociedad civil sacó la casta ante la mediocridad y el miedo expresados por el gobierno en turno.

Al dar a conocer el último balance de la emergencia epidemiológica, Córdova informó que continuaban las acciones para establecer en el país el laboratorio que permita identificar los casos precisos de la llamada gripe porcina, no obstante la tardanza y la poca credibilidad de un gobierno que, como dijo Mario Moreno “Cantinflas” y también los críticos, siempre asegura que “no pasa nada, hasta que pasa”. 

El gobierno federal dio a conocer que, hasta ese día 27, había mil 995 personas con neumonía grave, 776 hospitalizadas 776 pacientes y 149 fallecidas, de las cuales hasta entonces sólo en 20 casos se tenía la certeza de que se trataba del nuevo virus, inédito, a decir de Julio Frenk, funcionario de la Organización Panamericana de la Salud, experto epidemiólogo.

El secretario de Salud del gobierno capitalino, Armando Ahued, reconoció que, desde el 13 de abril, cuando se empezaron a contabilizar las víctimas, habían muerto en la ciudad de México 22 personas, siete de ellas el domingo 26 de 17 internadas en 28 hospitales, y avaló a Córdova al coincidir en que México adquiriría 400 mil dosis adicionales de los antivirales para enfrentar esta epidemia en el país.

Con el apoyo del Banco Mundial que otorgaría un préstamo de 205 millones de dólares y en colaboración con expertos de la Organización Mundial de la Salud, se preveía que la vacuna para enfrentar al virus de la influenza porcina se podría tener a más tardar en seis meses.

Córdova y Ahued informaron que el país robustecería su plan de emergencia y vigilancia epidemiológica después de la reunión del Consejo Nacional de Salud, en la que participaron los representantes de las 32 entidades federativas, cuyo informe establecía que se habían realizado dos mil 373 estudios de laboratorio, en los cuales se detectaron 172 casos graves de virus tipo A de la influenza.

Para la ciudad de México –que suspendió actividades de diverso tipo, incluidos los servicios en restaurantes y otras empresas, refirió Aued-, se autorizaron permisos para ingresar al país medicamentos antivirales, los cuales se expenderían en un precio promedio de 560 pesos (50 dólares) la caja en farmacias del sector privado.

El jefe del gobierno local, Marcelo Ebrard, todos los días, temprano en la mañana, hizo llamados a la responsabilidad de la población para que los fármacos sólo se tomen si hay presencia del virus, descubierto el 2 de abril en la granja porcícola Carol del poblado de La Gloria, cercana a Perote, Veracruz, al oriente del país, según un reporte de Veratect, empresa estadounidense dedicada a la biovigilancia, que ese día dio la alerta sanitaria a la Organización Mundial de la Salud.

En los últimos días de marzo, de unos tres mil habitantes, cerca del 60 % de la población presentó un cuadro extraordinario de gripe y neumonía. ¿Por qué no se tomaron las medidas necesarias? En respuesta y con la tristeza encima, los mexicanos y en especial los capitalinos rezaron fervorosos a la virgen de Guadalupe, al celebrarse misa en un altar improvisado afuera de Basílica levantada en su honor en 1531, en un domingo solitario en el que cinco mil 171 personas acudieron a los centros de salud con infecciones de vías respiratorias, 47 de las cuales fueron enviadas a hospitales para su confirmación.

De esta manera se acumularon hasta el 27 de abril nueve mil 806 casos de infecciones de vías respiratorias agudas y se dieron 24 mil 957 orientaciones telefónicas, y en 19 casos se realizaron canalizaciones a instituciones hospitalarias de la urbe embozada, tapada con mascarillas.

Con la epidemia avanzando y más de la mitad del país invadido oficialmente por el virus, se acumularon 739 mil cubrebocas en puestos ubicados en solitarios sitios públicos como la ciudad entera, que en esos días se reflejó en el espejo negro de Tezcatlipoca y Coatlicue, las deidades tutelares de la vida y de la muerte de la vieja urbe imperial de Tenochtitlan.

 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Salud
· Noticias de cartamesoamericana


Noticia más leída sobre Salud:
Los migrantes dan su fuerza laboral y regresan enfermos, sin protección


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Carta Mesoamericana, Tu portal sin fronteras info@cartamesoamericana.com
Puedes sindicar nuestras noticias usando los archivos backend.php o ultramode.txt

Página Generada en: 0.07 Segundos