Carta Mesoamericana
Secciones Acceso a tu cuenta Publicidad

Imagen del día

Nalifka, aroma de Rusia 

Es un licor de grosella, cereza, arándano o ciruela con nombre evocador, de alta estima en el Sur de Rusia, como nos refería Dimitri Znamensky, corresponsal de la agencia “Novosti” de noticias, colega moscovita a quien, con nostalgia, contamos que ese preparado tan exquisito lo habíamos probado alguna vez, producido prodigiosamente por el khan Rajak Bekh Kadjieff, personaje de leyenda nacido en el Cáucaso ruso a fines del siglo XIX.




NALIFKA

Menú
· Inicio
· Ayuda
· Blogs
· Búsqueda
· Cartas al editor
· Chat
· Contactos
· Contador
· Contenidos
· Descargas y pods
· Encuestas
· Enlaces
· Envíar una Noticia
· Galería
· Multimedia
· Noticias más leídas
· Noticias por mes
· Portatil
· publicidad
· Recomendarnos
· Secciones
· Tu cuenta
· videoconferencia

Noticia destacada
Hoy aún no hay una Gran Historia.

Medio Ambiente


Enlace especial

Publicidad

Síntesis periodística


Carta Mesoamericana

Opinión


Especiales de Ecología

Observatorio

   

Astl.tv

  
“Traer trabajadores extranjeros arruina a Japón”
Enviado el Wednesday, 04 February a las 19:14:32
Tópico: Europa / Asia / África
* Sin embargo, se estudia la posibilidad de llevar migrantes.
* Las tesis antimigratorias de Goro Ono replantean el tema.
* Se tiene temor a la inestabilidad social y a la delincuencia.
* Poca natalidad, más envejecimiento y el deseo de asegurar el futuro.
* Las bajas tasas migratorias se deben a una severa legislación.

Redacción / Carta Mesoamericana
Tokio, Japón



Mientras en Estados Unidos y la Unión Europea (UE) el regreso de migrantes a sus países de origen se vive como un alivio en tiempos de crisis, en Japón se estudian medidas para evitar que los extranjeros se marchen, e incluso para atraer más en las próximos años.

En el mundo académico y político se abre paso una corriente de pensamiento que reivindica la mano de obra extranjera como único remedio para mejorar la economía japonesa y asegurar un futuro dinámico al país más envejecido del mundo.

"Cuando el panorama económico ensombrece, las mujeres no tienen hijos y la población envejece es necesario tomar medidas valientes, aunque sean impopulares. Nuestro país necesita más migrantes para asegurarnos un futuro", explicó Yoshio Tanaka, uno de los sociólogos que defienden la medida.

En realidad, Japón es el país industrializado con menor proporción de migrantes en sus censos. Allí, los extranjeros conforman tan sólo un 1.7 de la población total, frente a 12 % de Estados Unidos u otros países con cifras similares a las estadounidenses, como Alemania, Francia o España.

Además, la mayor parte de los migrantes que viven en Japón son descendientes de nacionales que emigraron a Brasil y Perú hace décadas. Del resto, unos 400 mil son coreanos de segunda o tercera generación asimilados completamente a la cultura local; pero quienes han preferido seguir manteniendo su pasaporte nacional por una cuestión de orgullo patriota.

Las bajas tasas de migración que registra Japón se deben a sus estrictas leyes al respecto, creadas de acuerdo a la cultura japonesa, que tradicionalmente ha rechazado el multiculturalismo y ha preferido aislarse.

"Traer más extranjeros provocaría inestabilidad social y crímenes. Seguro que ofrecen dinamismo a la economía japonesa, pero también mucho crimen", consideró un investigador y demógrafo de una importante entidad pública quien prefirió el anonimato.

Las tesis antimigratorias están ampliamente difundidas en la sociedad japonesa. Un investigador llamado Goro Ono publicó en 2008 un libro con el elocuente título de "Traer trabajadores extranjeros arruina a Japón", que se ha convertido en un best-seller.

Por ello, los políticos siempre han evitado hablar de migración y cuando lo hacen, se muestran particularmente cautelosos.

"Un incremento de la migración puede causar caos y desórdenes sociales y esto es algo que debemos evitar por todos los medios", aseguró el año pasado Yasuo Fukuda, el último Premier japonés que se atrevió a hablar del asunto.

A pesar de todo, la tesis aperturista empieza a abrirse paso y en los últimos tiempos ha sido avalada por el Instituto de Políticas Migratorias (JIPI), dirigido por Hidenori Sakanaka, un veterano peso pesado del Partido Liberal Democrático, el grupo conservador que se mantiene en el gobierno desde hace medio siglo.

Sakanaka, contradiciendo el discurso oficial de su propia formación, propuso recientemente una receta migratoria concreta, un plan en el que trabajaron más de 80 abogados de elite.

El plan propone, entre otras muchas cosas, multiplicar por cinco el número de migrantes y estudiantes extranjeros en las próximas décadas, nutriéndose sobre todo de los países vecinos del entorno asiático.

"Japón tiene fundamentalmente dos opciones. Aceptar a millones de extranjeros en los próximos años y seguir siendo un gran país, o seguir con la política actual y convertirnos en una nación cada vez más pequeña", dijo Sakanaka.

La mano de obra foránea, dicen en el JIPI, devolvería a Japón su tradicional competitividad, cubriría los puestos de trabajos que no quieren hacer los nacionales y, sobre todo, contribuiría a pagar las pensiones de jubilación.

Japón sostiene la segunda economía del mundo, pero también la tasa de natalidad más renqueante del planeta. Se calcula que perderá un tercio de sus 127 millones de habitantes en 50 años sino ataja sus problemas.

Las recetas migratorias japonesas son tan diferentes como sus problemas: a pesar de que sus potentes industrias están sufriendo salvajemente la crisis y que su economía ha entrado en recesión, el país no presenta tasas de paro preocupante, al menos por el momento.

Actualmente, la desocupación es de 3.8 % de la población activa, una cifra incluso mejor a la de diciembre de 2007.

Aún así, en los polos industriales, la crisis está viéndose traducida en despidos masivos y miles de inmigrantes han perdido sus puestos de trabajo.

Siguiendo las ideas propuestas por Sakanaka, el gobierno japonés está haciendo esfuerzos económicos y aumentando las prestaciones sociales para evitar que los migrantes regresen a sus países de origen, ya que la ley actual apenas protege a los trabajadores extranjeros, aunque estén en situación regular.

"No podemos permitirnos perder gente joven. Los residentes no deben irse de Japón aunque no tengan trabajo, así que el gobierno tiene que encargarse de ayudarlos", explicó el veterano político.
A contracorriente
 
Estados Unidos y Japón son la primera y segunda economía del mundo respectivamente, sin embargo, sus perspectivas poblacionales son muy diferentes.

Japón

 
Estados Unidos
7.87 nacimientos cada mil personas, el más bajo del mundo.
Índice de natalidad
14.8 nacimientos
cada mil personas.
 
 
82.07 años.
Esperanza de vida
78.14 años.
-0.14 por ciento.
Crecimiento de la población
0.88 por ciento.
22 por ciento.
Total de población con más de 65 años
12 por ciento.
2.2 millones, 1.7 por ciento de la población total.
Migrantes
37. 9 millones, 12.5 por ciento de la población total.
No acepta casi inmigrantes y al ser una isla y tener su territorio bien controlado no entran ilegales o entran muy pocos.
Tipo de inmigración
Más de un tercio de los inmigrantes en Estados Unidos son ilegales.
Se estima que la población japonesa total disminuirá de 127 millones actuales a 90 en 2060. Un 29.1 por ciento del total.
Perspectivas para el Futuro
Se calcula que la población crecerá de 303 millones a 468 millones en 2060. Es decir un 56 por ciento del total.

 
Fuente: Departamento de Migración del Ministerio de Justicia de Japón.

 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Europa / Asia / África
· Noticias de cartamesoamericana


Noticia más leída sobre Europa / Asia / África:
Suiza dificulta la migración: no hay sitio para todos


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Carta Mesoamericana, Tu portal sin fronteras info@cartamesoamericana.com
Puedes sindicar nuestras noticias usando los archivos backend.php o ultramode.txt

Página Generada en: 0.06 Segundos